6.19.2014

RIMBAUD


La motocicleta rugía en la oscuridad, su corazón se adentraba en los latidos de voces acalladas por la falta de luz. Pasabas como destello sobreviviente del frío.

Creo que ya era invierno.

"La tarde cae fiel a su ritmo taoísta" nos dijo antes de subir a la motocicleta y alejarse por la estrecha calle, abandonando el refugio cuando comenzaba la lluvia.

Creemos que ya no volverá.

3 Comments:

Blogger Marina Lassen said...

Muy bueno Belmar, y te felicito por los reconocimientos literarios!
saludos

23.6.14  
Blogger BELMAR said...

Las vocales flotaban en el aire: vi a la "U", aún desgarrada, asomarse con timidez tras la "E".

30.7.14  
Blogger SusuBlog said...

Buenas palabras...
al final, regresé jeje

Su.

31.7.14  

Publicar un comentario

<< Home